Rinoplastia Anatomía de la nariz

"La rinoplastia es una cirugía apasionante en todos los pasos del procedimiento, incluso antes de la cirugía".

Rinoplastia Anatomía de la nariz

Estructura

La nariz constituye una compleja estructura, compuesta de piel, hueso, cartílago y mucosa que encajan a la perfección para dar la adecuada forma y función a la misma.

 

Componentes nasales

Piel: Es muy importante examinar el tipo cutáneo del paciente (grosor, textura, seca-grasa, etc) antes de realizar una rinoplastia, ya que puede condicionar algunos aspectos en el resultado final de la intervención. La piel nasal en el tercio central y superior es una piel fina y de fácil movilidad. Esta es la razón por la que los resultados mas precoces después de una rinoplastia se notarán precisamente ahí, en esa zona. Sin embargo, la piel de la punta nasal es de mayor grosor, y prácticamente inmóvil en las estructuras subyacentes (cartílagos laterales inferiores), por lo que se inflamará más de forma inmediata tras la rinoplastia y tardará más tiempo en mostrar el resultado final.

Hueso: La estructura ósea nasal está compuesta por dos huesos a cada lado, el hueso nasal y el proceso frontal ascendente del maxilar. La remodelación ósea para estrechar la nariz se lleva a cabo realizando fracturas controladas desde el interior nasal.

Cartílago: La nariz está compuesta por dos cartílagos laterales (superiores e inferiores) y un cartílago central (septum o tabique nasal). La remodelación de los cartílagos laterales inferiores puede modificar la forma de la punta nasal, haciendo la nariz más atractiva. La remodelación y/o alineación del cartílago central (septum o tabique nasal) puede ser necesaria cuando existe un déficit de ventilación provocado por una desviación del mismo o cuando sea necesario extraer injertos para modelar el dorso o la punta nasal.

Mucosa: La membrana mucosa es un tejido húmedo, bañado por secreciones. Es esencial para mantener la correcta temperatura y humedad del aire inspirado.

 

El exterior de la nariz

El exterior de la nariz se divide en tres partes:

- El tercio superior es un techo duro, formado por los huesos de la nariz.

- El tercio medio es de mediana consistencia y está formado por cartílago (cartílagos laterales superiores).

- El tercio inferior tiene una consistencia más suave y un componente cartilaginoso (cartílagos laterales inferiores), que tienen forma de ala arqueada sobre las fosas nasales.

 

 

El interior de la nariz

El tabique o septum nasal divide el interior de la nariz en dos mitades que habitualmente pueden ser de diferente tamaño. El interior nasal comienza en el reborde alar (vestíbulo nasal) y finaliza a través de las coanas en la nasofaringe.

El interior nasal podría describirse como dos cavidades divididas por un tabique o septum nasal. Cada cavidad nasal está conformada por una pared lateral (apófisis ascendente del maxilar y huesos nasales), un amplio suelo (apófisis palatina del maxilar superior), y un techo (huesos nasales, lámina cribosa del etmoides y caras anterior e inferior del cuerpo del esfenoides). La pared medial de cada cavidad nasal estaría constituida por el septum nasal (tabique nasal).

La pared medial, formada por el septum, es vertical, mientras que la pared lateral se inclina hacia medial superiormente. De este forma la cavidad nasal conforma una estructura triangular con una mayor anchura en el suelo que en el techo.

Dentro de la cavidad nasal existen dos estructuras que pueden determinar problemas funcionales al paciente: los cornetes y el tabique nasal. 

 

Cornetes nasales inferiores: son una estructuras óseas recubiertas de mucosa que en condiciones normales tienen la función de depurar y calentar el aire inspirado. En ocasiones los cornetes crecen (hipertrofia de cornetes), determinando un agrandamiento exagerado de los mismos, dificultando el flujo de aire a través de las fosas nasales y generando como consecuencia una obstrucción nasal. El tratamiento de la hipertrofia de cornetes puede realizarlo tanto el cirujano plástico (como parte de una rinoplastia estética-funcional) así como el otorrino de forma aislada. Consistirá, bien en quitarlos (turbinectomía) o reducir su tamaño (radiofrecuencia).

Tabique nasal: El septum nasal es una pared de cartílago y hueso, que divide el interior de la nariz en dos cavidades independientes. Aunque la desviación del tabique nasal en ocasiones no determina ningún síntoma, en la mayoría de los casos genera obstrucción nasal y dificultad ventilatoria. La desviación del tabique nasal se trata mediante septoplastia. La septoplastia consiste en remodelar e incluso retirar parte del tabique nasal con objeto de alinearlo y generar una mejoría funcional y, en muchos casos, también estética. El tratamiento del tabique nasal (septoplastia), puede realizarlo tanto el cirujano plástico (como parte de una rinoplastia estética-funcional) así como el otorrino de forma aislada.